Get Adobe Flash player

"Necesitamos un Sistema mas Equitativo y Justo"

age1.jpg (6098 bytes)

Luis Orellana,
Vicepresidente de AGETICH

“Necesitamos un sistema
más equitativo y justo”


Sólo por el Paso Los Libertadores circulan diariamente mil camiones que importan y exportan productos hacia y desde nuestro país, vía terrestre. Este movimiento da vida a una industria que reporta ingresos del orden de US$600 millones; un gran negocio para el país, que sin embargo podría ser mucho mejor. Sólo hasta hace unos años, Chile tenía cerca del 50% de participación en el transporte terrestre del Conosur, pero víctima de políticas de competencia desleal de algunos de nuestros “vecinos”, su cuota de mercado hoy no supera el 12%. ¿Cómo repuntar estas cifras? ¿Es posible hacer algo contra el dumping argentino? Para profundizar en éstos y otros temas, conversamos con Luis Orellana, Vicepresidente de la Asociación Gremial Chilena de Empresarios del Transporte Internacional por Carretera, AGETICH.

 

¿De qué fortalezas se precia el transporte internacional chileno?
Es una industria de gran desarrollo tecnológico y profesionalización. Contamos con muy buenos sistemas de GPS y con un nivel de profesionales de alto nivel. Gracias a la eficiencia con la que operamos hemos podido mantenernos en el mercado extranjero, a pesar de las increíbles desventajas con las que debemos lidiar.

¿Se refiere a competencia desleal?
Efectivamente. Argentina, principalmente, subvenciona muchos de los costos de sus transportistas, mientras que en Chile no ocurre nada de eso. Tan extrema es la situación que ni siquiera hemos logrado gozar del beneficio de la rebaja del 80% del impuesto al petróleo conseguido por la Confederación de Dueños de Camiones durante el 2008. Aunque hemos hecho un sinnúmero de peticiones no hemos obtenido respuesta oficial de las autoridades, por lo tanto, funcionamos sin ningún beneficio. A pesar de esto, estamos por rescatar al transporte internacional carretero a como de lugar.


age2.jpg (9636 bytes)¿Cómo describiría la actual situación de la industria chilena de transporte de carga internacional?
Abiertamente desventajosa. Producto de esto hemos ido disminuyendo nuestra presencia en cuanto a la participación de mercado en la industria. Antes ostentábamos un 50% en el mercado internacional en cuanto a carga y hoy día apenas llegamos a 12%. Es que no se puede competir con las subvenciones estatales, el petróleo diesel, la devolución de 30% de las leyes sociales a los empresarios argentinos. Incluso, reciben la devolución del 100% del peaje. Y no contentos con su política proteccionista, nos ponen cortapisas: las policías, la aduana que pone un sinnúmero de obstáculos a nuestros cargamentos, lo que convierte cada viaje en una verdadera odisea.


¿Cómo lucha la AGETICH contra esto?
Participamos en todas las reuniones internacionales relativas al transporte, exponiendo la situación que nos aqueja y cómo afecta nuestra operación y negocio. Sin embargo, lamentablemente, no logramos obtener los resultados deseados. Argentina acude a esas mismas instancias con un número mucho mayor de funcionarios estatales, en cambio las comisiones chilenas son pequeñas. A pesar que quienes nos acompañan han hecho todo lo que ha estado a su alcance, el apoyo de las autoridades chilenas no está a la altura de lo que necesita el país.

¿Qué rol debiera jugar el Estado en términos de apoyo a esta industria?
Pedimos que nos apoyen con un equipo de abogados capaces de acudir a los tribunales que corresponda, de manera de defender estos derechos, que han sido vulnerados sostenidamente. Asimismo, necesitamos que las autoridades nos escuchen y nos extiendan el beneficio de la devolución del impuesto específico al petróleo para, de este modo, no exportar este gravamen incluido en nuestros costos; una batalla que apoyamos el año pasado, pero de la que no obtuvimos ningún beneficio, ni siquiera una respuesta.

age3.jpg (7676 bytes)¿El dumping es la principal barrera que enfrenta la industria del transporte internacional chileno?
Básicamente sí, pero ocurren otras situaciones completamente anómalas e injustas. Como empresas asociadas en nuestra organización AGETICH, cumplimos con todos los requisitos y deberes que nos exige la regulación al transporte terrestre internacional, sin embargo, por citar un caso, una provincia argentina opera con legislación propia y multan a nuestros camiones saltándose toda norma acordada bilateralmente con ese país. Además, sufrimos otras restricciones, como por ejemplo, el que una empresa chilena no pueda cargar un producto en Argentina para transportarlo a Brasil, lo que limita enormemente nuestro campo de acción en relación a un número importante de empresas argentinas que sí tienen la opción de efectuar cargas desde Brasil a Chile y viceversa.

¿Qué buenas prácticas de otros países pudieran o debieran replicarse en Chile?
Brasil es un buen ejemplo en algunos sentidos, al igual que muchos países de Europa. Por ejemplo, los europeos, en cada país por los que transita un camión, recoge las facturas por las compras de insumos y luego éste reembolsa los pagos de IVA correspondientes. Necesitamos un sistema así, más equitativo y justo, con reglas claras e inviolables para todos, y una política de transporte internacional que nos permita enfrentar cualquier amenaza externa. Se debe tomar conciencia de la importancia estratégica de esta actividad para el comercio exterior de nuestro país. age4.jpg (5776 bytes)

¿Cuáles son los principales desafíos de esta industria durante este año?
Seguir existiendo, a pesar de la situación desventajosa en la que debemos operar. Para eso, requerimos seguir profesionalizando nuestros recursos humanos, implementar tecnologías que nos permitan tener un control de costos más eficientes y sistemas de gestión que hagan posible entregar un servicio de excelencia, para mantener cautivos a nuestros clientes; a pesar de los precios bajos que ofrecen otras compañías gracias a subvenciones indebidas.